El blog de Sandra











{octubre 9, 2007}   Los tios y su puta madre 2

Seguimos con la tabla de clasificación:
5.- El “yogurín”: Este tipo de tío suele tener, como frase para mostrar, cosas como: “Lamistad s l+ important. Aupa Sergio y Krlos. Jodt Sheyla!!” o “Tetas, Porros y Rock & Roll“. Las primeras son de rollo “exaltación de la amistad y pertenencia al grupo”, las segundas tienden a autodefinirse en el ente social. De 15 a 18 años, suelen emocionarse, y generalmente lo que buscan es experimentar. Bueno… es una fase de la vida… Lo único que os puedo decir es “ánimo, ya maduraréis“. O no…
6.- El “sexmachine”: Este no deja espacio a la imaginación. Tienen nicks como “pichabrava@“, “sitepiyotejodo@“, “polladura@“, “30cmsdemacho@“, “bomberopollero@” y otros de la misma índole. Frases para mostrar: “La tengo dura y peluda“, “te voy a meter todo menos miedo“, “follar es de albañiles, a mí que me la chupen” y otras frases propias del refranero popular de la construcción.
7.- El “Gustavo Adolfo”: Este va por la vida apreciando el perfume de las flores. Son tíos que se leyeron las Rimas y Leyendas en el colegio y se les ha quedado un aíre romántico que produce casi arcadas. Escriben cosas como “Sería difícil despertar sabiendo que tú no estás… quisiera odiarte pero te amo“, “Por ti me pasaría las noches mirando las estrellas, rezando por volverte a ver“, “No olvides que te espero y no esperes que te olvide“, “Estas noches te espero mirando al sol“, etc.
8.- El “yo virtual”: Este es un concepto que me enseñó una muy buena amiga y que comparto plenamente. Hay tíos (y tías, pero menos) que deciden que su vida no tiene “gancho”, así que se inventan un nombre, una profesión, un cuerpo, unas aficiones, una forma de ser y de actuar, una forma de hablar… es decir, remodelan su vida – que no les termina de motivar – y crean un “yo virtual” para chatear con el messenger. Algo así como rollo Matrix, en el que existe una “proyección virtual del yo mental”. El dependiente de super pasa a ser médico, el gordo musculado, el bajo alto, el ajedrecista hace puenting, etc. Este es el grupo que más me gusta, porque superadas las barreras del físico y la vida real tan sólo están sujetos a sus deseos e imaginación. Al final, termina siendo más real el “yo virtual” que el verdadero. Suelen ser los mejores para cibersexo (pocas veces envían fotos suyas) y, desde luego, los mejores para conversar. No es que su vida sea una mentira, sino que cuando se sientan en frente del ordenador, inventan una vida que les atrae más. No es lo mismo inventar que mentir.
Lo único malo: a veces su historia se tambalea o no está bien contada (tiene gazapos) y la magia se pierde.
9.- El “tunning”: Con frases como “en dos días me arreglan el Impreza otra vez“, “I Love Cheap House“, “Chimo no te mueras“, … pues eso, la versión on line del colgado de discoteca. Me dan asco en la disco, me dan asco en el ordenador… ¿no se dan cuenta que esnifando tanta cal sólo hacen el ridículo? Adonis esculpidos a golpe de gimnasio con cerebros de dos válvulas. Puaj! No, gracias.
10.- El “Torrente”: Pues sí, aunque parezca mentira, me aburre que me cuentes que el Madrid ha hecho doblete, que el Barça con Henry se va ha comer los mocos otro año más, que la Real es mejor que los leones y que Maradona no se merece lo que le está pasando. Si eres de estos, atiende y apunta: “Me aburres sólo con ver tu foto con la camiseta de tu equipo. Me cansa tu idea de que las mujeres no sabemos lo que es el fuera de juego. Me jode tu concepto de macho ibérico. En pocas palabras: eres peor que Torrente“.
Por cierto, un jugador está en fuera de juego si se encuentra más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario. Sin embargo, el mero hecho de estar en fuera de juego no constituye una infracción. Un jugador en posición de fuera de juego solamente será sancionado por ella si en el momento en que el balón es tocado o jugado por uno de sus compañeros se encuentra, a juicio del árbitro, implicado en el juego activo, es decir, interfiriendo en el juego, interfiriendo a un adversario, o ganando ventaja de dicha posición.
Este tipo de bestia suele pensar que las mujeres estamos formadas por dos partes claramente diferenciadas: Coño y porta-coño. El porta-coño puede estar más o menos “niquelao”, o estar mejor o peor conseguido el acabado. Por ejemplo:
Un coño ganará puntos si su porta-coño correspondiente tiene las tetas grandes, duras y desafiando las leyes de la gravedad. También puede ganar puntos si el porta-coño tiene buen culo. Además, es de suma importancia que el porta-coño traiga instalado de fábrica un modo “silencio”, y otro modo “madre”. Así, cuando quieres follar con el coño, te lo follas; cuando quieres ver el partido, modo silencio; cuando quieres cerveza y patatas viendo el partido, modo madre.
Otro día, más y mejor. Quizás os hable de la clasificación de mujeres que he conocido por messenger o la de parejas. Ciao.

Anuncios


{octubre 9, 2007}   Los tios y su puta madre 1

Es asombroso lo difícil que es entablar relación con ciertos hombres. Especialmente por messenger… ¡¿Pero qué coño os pasa?! Por ahora voy haciendo una clasificación de la fauna masculina que me va agregando a sus contactos. En la medida de lo posible intento hablar con todos. Esta es una clasificación: (en azul pondré el texto de los tíos y en rosa el mio)
1.- El “rapidillo”: Se trata del tío que tiene por imágen para mostrar, generalmente, la predefinida por messenger. Actúa de la siguiente manera: Saluda con un “ola wenas wapa” y contesto con un “hola”. Acto seguido pregunta: “¿Tienes cam?” Y antes de que pueda contestarle que no, coloca donde antes había un tablero de ajedrez una polla (generalmente una foto sacada desde abajo para que parezca mayor). Estupendo. Analicemos este caso. ¿Qué me transmite alguien así? Primero, que le importa un pepino si tengo cam… él lo que quiere es sacar la polla. Segundo, que de ortografía va justito. Tercero, tiene la misma sensibilidad que un plato de lijas del ocho. Los desecho casi inmediatamente. Aunque a veces hablo con ellos, generalmente para decirles algo mordaz que no terminan de entender… ¡Es tan fácil!
2.- El “despistado”: Se trata del tío que afirma no saber muy bien porqué se apuntó a una lista de contactos. Dice no saber lo que busca. Se autodenomina “sensible y cariñoso” y prefiere la amistad al sexo. Hasta que conecta su cam, y se convierte en el modo “rapidillo”. Saca la cola y pregunta “¿Tienes fotos tuyas desnuda?” Muy bien, chaval. Un raro concepto de amistad, campeón.
3.- El “bajo de autoestima”: Este es un tipo pusilánime cuya primera frase suele ser: “Estás? … Bueno, da igual… seguro que una chica como tú no querrá hablar conmigo”. Es tan lamentable que prefiere que “una chica como yo” hable con él por lástima antes de que no le hable.
4.- El “colgao”: Feo como un quiste, este tío suele hacer comentarios como: “Nunca antes había conectado tanto con una mujer…” o “Si los planetas se movieran escribirían tu nombre”, o “Creo que me he enamorado de ti”. Bueno, todo indica que esta gente que actúa así son unos desequilibrados. Para empezar, la broma cutre con doble sentido de “nunca antes había conectado…” me indica que posiblemente se dedique ha pensar chistes sobre informática en sus largos, largos, largos ratos libres. Puedo seguir diciendo que la frase “si los planetas se movieran escribirían tu nombre” me indica que estos tíos no han oído hablar de Galileo ni de cerca, y menos de los movimientos orbitales. Para acabar… ¿crees que te has enamorado de mí?… Tú eres tonto, chaval.
Otro día seguiré con la clasificación.
P.D.: Si te sientes identificado con alguno de estos cuatro especímenes, ni te molestes en intentarlo, tigre.



et cetera